Cuida lo que pones en tus Redes Sociales

Vivimos en una era donde, a diferencia de tan solo unos años atrás, cada persona, incluso sin saberlo ha ido dejando un rastro de información detrás de sí. Incluso gente que no utiliza una computadora tiene sus datos en la red, lo cual hace posible que otro sepa de su existencia. Desde un registro escolar hasta una foto donde alguien nos etiquetó en un red social puede ser buscado sin mayor complejidad por cualquiera de nosotros.

En principio es algo sano, divertido y útil, ahora es más fácil reencontrar a ese viejo compañero de la escuela que hace años no veíamos, cosa que hasta hace solo un par de décadas era casi impensable, pero como practicamente todo en la vida también esto guarda su lado peligroso. De la misma forma en la que un delincuente clásico por llamarlo de alguna forma se pasa horas estudiando una casa que desea robar, en la Internet también hay delincuentes que se la pasan revisando redes sociales de potenciales víctimas.

Sin caer dentro de la paranoia, es necesario tener mucho criterio a la hora de subir comentarios a las redes sociales, si bien nosotros lo hacemos con la mejor intención, cada cosa que publicamos no deja de ser información acerca de nuestro estilo de vida. Comentarios en redes sociales como "Estoy de vacaciones en tal o cual país" no dejan de significar "posiblemente mi casa este sola ahora, pueden entrar a robarla...", posiblemente si revisas la red social de alguien que haya escrito algo como eso verás que previamente subió muchas fotos donde muestra su casa y el interior de la misma, favoreciendo de esta forma que alguien malintencionado genere de esta forma un perfil de datos acerca de nosotros, convirtiéndonos en un potencial blanco. Si quieres compartir con tus contactos fotos de tus últimas vacaciones quizás sea mejor idea subirlas luego que hayas regresado.

Nunca subas nada que permita generar un patrón de conducta de tus actividades cotidianas, lo repito, suena paranoico pero nunca sabes quién está viendo tus perfiles. Si alguien es tu amigo en la vida real y sabe que frecuentas un club u otro sitio no es necesario que lo repitas en un perfil público. No pongas comentarios del estilo "Otro martes haciendo pesas en el club".

Quizás te interese leer este artículo relacionado:

Las fotos que subes a tus perfiles podrían tener las coordenadas de tu ubicación.

No anuncies previamente, (salvo que sea necesario por efectos de querer difundir cierta actividad), que estarás en cierto lugar con anticipación, comentarios como "Esperando para ir a la fiesta de la semana entrante", pueden ser reemplazados por publicaciones con fotos de la fiesta y un comentario del estilo "Lo pasamos super bien en la fiesta", pero cuando hayas regresado de la misma.

Aunque no lo creas, muchos delincuentes de todo tipo se dedican a buscar candidatos para robar o estafar por sus perfiles sociales, o hasta secuestros, basándose en lo que leen en los mismos.

Haz el siguiente ejercicio


Este ejercicio te tomará solo un rato, dependiendo de que tanto tiempo hayas abierto tu red social como Facebook, pero te ayudará a darte cuenta que tanto podrías estar regalando tu información.

Toma un lapiz y papel y abre tu perfil de Facebook. Haz de cuenta que se trata de un desconocido y comienza a recorrerlo desde la fecha que elijas hasta la actualidad, puede ser desde un año atrás o incluso desde que comenzaste a usar la red social. Toma apuntes de los datos personales que directa o indirectamente se hayan publicado, (sitios que frecuentas, nombres de amigos y parientes, lugares de trabajo, etc). Cuando llegues a la fecha actual y termines de tomar apuntes revisa bien la hoja, piensa que podría hacer alguien malintencionado con toda esa información.

Si tienes hijos menores de edad o adolecentes repite junto a ellos este ejercicio y hazlos concientes de divertirse sanamente pero sin "hablar de más", puedes hacer muchos comentarios en tus redes, pero respetando tu propia privacidad.

Compartir en Facebook