¿Qué son las parafilias?

Se denominan parafilias a cierto patrón de conductas sexuales en la que la fuente predominante de placer sexual no es a través de la cópula sexual, sino basada en cierto objeto, situación, fantasía o persona. Estas fantasías o estímulos específicos son requisito indispensable para que el individuo parafílico logre excitarse y llegue al orgasmo.

Las parafilias son un deseo incontrolable, impulsivo y compulsivo de realizar determinado acto o de fantasearlo.

Hay parafilias que están penadas por ser un delito como por ej. pedofilia, el exhibicionismo, el frotteurismo, el sadismo sexual, el voyeurismo, el fetichismo, etc.

"Parafilia" proviene del griego "para" = junto a; "filein" = amar, y hace alución a un tipo de amor paralelo al convencional.

Las parafilias que no hacen daño a terceras personas en donde ambas partes de la pareja lo disfrutan y están de acuerdo en llevarlas a cabo no necesitan tratamiento alguno.

¿La parafilia es una enfermedad?


No. Las parafilias son consideradas por la psicología como una parte integral de la psique humana, inofensivas, excepto si están enfocadas a un objeto o situación potencialmente peligroso, dañino para uno mismo o su pareja, o bien, si estas impiden el funcionamiento sexual correcto. Por lo general estas conductas parafílicas se instauran y refuerzan durante la pubertad.

¿Cómo se clasifican las parafílias?


Son conocidas como desviaciones sexuales, pues el placer sexual se alcanza con prácticas anormales de conducta. Existen tres grados de parafilias clasificadas por la Asociación Mundial de Psiquiatría.

Mínimo: obtención por medio de fantasías que no alteran las actividades sexuales normales.

Acentuado: Se busca de manera insistente la realización de la fantasía para alcanzar la satisfacción sexual.

Dependiente: La fantasía erótica afecta o interfiere en la relación sexual, de tal forma que se pierde la libertad de elegir y no se puede dejar de actuar de cierta manera.

Se da un carácter impulsivo cuando lo único que sacia la excitación es la realización de esa fantasía. De tal forma que la parafilia puede convertirse en una adicción, donde el individuo solo llega a la excitación a través de esta.

¿Las parafilias son hereditarias?


No, no son hereditarias ni tampoco se aprenden por imitación sino, muy probablemente, por prohibición. Las parafilias nacen, básicamente en la infancia y en la temprana adolescencia.

¿Qué puede llevar a una persona a desarrollar una parafilia?


Se detectan tres factores inconscientes al momento de llevar a cabo el acto parafilico:
DESEO DE PODER: el deseo de poder es en donde el individuo quiere demostrarse a sí mismo que tiene mayor poder sobre su víctima.

RIESGO: El riesgo que conlleva el acto parafilico, genera en el individuo una excitación sexual en cada evento y además él se pone a prueba y trata de demostrar que es capaz de vencer a rivales de antaño (padre/madre).

DESQUITE: El parafilico presenta este sentimiento de revancha como una reparación del daño que sufrió durante su infancia y se acompaña hostilidad, resentimiento.

Puedes ver un listado de parafilias acá.