¿Qué es la Hepatitis C?

Es una enfermedad viral que lleva a una inflamación del hígado.

La hepatitis C es causada por el virus de la hepatitis C (VHC).

Se puede contraer este tipo de hepatitis si la sangre de alguien contaminado ingresa a nuestro cuerpo. La exposición puede ocurrir si la sangre contaminada entra en contacto con una cortadura en la piel o con los ojos o la boca, o por pincharse con agujas u objetos cortantes contaminados.

Personas en riesgo:


Reciban transfusiones de sangre.
Drogadictos que comparten agujas con alguien que tenga el virus.
Comparten elementos personales, como ser cepillos de dientes o máquinas de afeitar, con alguien que tiene hepatitis C.
Hayan estado sometidas a diálisis renal durante largos periodos de tiempo.
Recibieron un trasplante de órganos de un donante infectado.
Tienen contacto recurrente con sangre en su trabajo (por ejemplo, un trabajador de la salud).
Les hicieron un tatuaje o acupuntura con agujas contaminadas que no se desinfectaron apropiadamente.
Mantienen relaciones sexuales sin protección con una persona infectada.
Nacieron de una madre infectada con el virus de la hepatitis C.

La mayoría de las personas que fueron recientemente infectadas con hepatitis C no tienen síntomas. Otros pacientes presentan amarillamiento de la piel (ictericia) que más adelante desaparece. La infección crónica por lo general no genera síntomas, pero se puede sentir cansancio, trastornos cutáneos y otros problemas. Las personas con una infección prolongada (crónica) a menudo no presentan síntomas hasta que su hígado muestra cicatrización ( cirrosis ). La mayoría de las personas con esta afección suelen estar enfermas y con muchos problemas de salud.

Otros síntomas:


Náuseas y vómitos.
Dolor en el cuadrante superior derecho del abdomen.
Inapetencia.
Hinchazón abdominal debido a líquido.
Ictericia.
Heces de color arcilla o pálidas.
Picazón
Orina turbia.
Fatiga.
Fiebre.

Los exámenes que se realizan para detectar la hepatitis C son:


Enzimoinmunoanálisis (EIA) para detectar anticuerpos contra el virus de la hepatitis C
Análisis del ARN para hepatitis C para medir los niveles del virus (carga viral).

Se hacen pruebas genéticas para verificar el tipo de la hepatitis C (genotipo). Existen seis genotipos, medidosdel 1 al 6). Los resultados de esta prueba le pueden ayudar al médico tratante a escoger mejor el tratamiento a seguir.

Los medicamentos comunes usados son peginterferón y antivirales. Estos tienen como objetivo ayudar al cuerpo a deshacerse del virus y reducir el riesgo de contraer cirrosis y cáncer de hígado, que pueden surguir por una infección prolongada con el VHC.

Se puede optar por un trasplante de hígado en pacientes que desarrollen cirrosis o cáncer de hígado.

La mayoría de las pacientes con hepatitis C presentan la forma crónica. Las personas con los genotipos 2 o 3 tienen más posibilidades de responder al tratamiento que los del genotipo 1.

Se obtiene una respuesta al tratamiento mejor cuando el virus ya no se presenta en la sangre luego del tratamiento. Se están permanentemente desarrollando medicamentos nuevos y con mejores resultados, por ello cada vez más personas con el VHC son capaces de evitar el daño hepático grave e incluso desarrollar el cáncer de hígado.

No se produce contagio por contacto casual, como estrecharse las manos, besarse, toser, estornudar, amamantar, compartir utensilios de comida o vasos para beber.

Actualmente no existe una vacuna para la hepatitis C.