Los 10 fantasías sexuales más comunes en la mujer

Fantasías con tu pareja.
Al igual que le ocurre a los hombres, esta es la fantasía número uno de la mayoría de las mujeres: Cosas que han hecho o le gustaría hacer con su pareja. Pese a los mitos acerca de la fantasía, está claro que a la mayoría las pone más lo que se puede lograr que lo inalcanzable.


Sexo con alguien que no es tu pareja.
Para las mujeres esto suele ser un amor del pasado. Y es muy frecuente que las mujeres se sintan culpables por fantasear con alguien del pasado, reviviendo cierta situación… pero no deben sentirse mal por ello, es algo totalmente normal.

Si la fantasía la tiene con alguien nuevo, simplemente es la fantasía de toda la vida por querer lo que no podemos tener. Estar en una relación de pareja no hace que mágicamente les dejen de atraer los hombres. Simplemente ocurre que deben tratar con estos sentimientos de una forma totalmente diferente a como tratan otros sentimientos. La mente es el sitio más seguro, está medicamente probado que la imaginación es infértil.


Sexo con otra mujer.
Tal vez por el motivo de que no está tan mal visto como en el caso de los hombres, las mujeres tiendan a tener más fantasías de este tipo que los hombres. Además, también es más difícil que se acomplejen por ello pensando que son gays por ello. No necesariamente se fantasea con alguien que se conozca, simplemente con alguien que sabe lo que quieren.


Cosas que nunca hemos probado.
Estas fantasías puede incluir cosas como que las aten, trios, observar a otros, etc. La mujer, pese a ser muy imaginativa y fantasiosa, muy rara vez le confesará ninguna idea a su pareja por miedo a ser juzgada. Si no se puede realizar, lo segundo mejor es vivirlo en la mente. Para las mujeres más atrevidas, que sí se lo comunican a sus parejas en espera de poder realizarlo, la imaginación les permite recrearlo anticipadamente para así prepararlo más y mejor.


Sexo oral.
Este es el método más rápido y efectivo para que la mujer tenga un orgasmo, razón por la que no sorprende que sea algo con lo que fantasean tanto. Al hombre de sus sueños no sólo le gusta el sexo oral sino que es tan entusiasta por ello.


Sexo romántico.
Esta es la fantasía más confesada por las mujeres, supuestamente porque es la más aceptable. Las fantasías de sexo romántico son aquellas que tienen un enfoque emocional de película: un atractivo hombre, incapaz de amar a las mujeres, las conoce y se enamora locamente de ellas por su aspecto y fuerte personalidad y acaba llevándolas a una playa vacía donde la luna brilla intensamente sobre sus rostros enamorados...


Dominación.
Sexo apasionado y forzado, pero rara vez con violencia o dolor. Se puede fantasear con esto porque en su mente lo tienen todo bajo control, cosa que no sucede fuera de la mente.

Sucede también al revés, que en lugar de ser ellas las dominadas, sueñen con ser ellas mismas las que estan en el poder, generalmente en sitios donde el hombre suele ejercer poder, igual la oficina o el juzgado. Les atrae ser la mujer dominante porque generalmente en sus vidas es al revés, el hombre suele ser quien tiene mayor poder y fuerza.


Que un hombre las encuentre irresistibles.
Si son tan sexy, guapa, preciosa, hermosa y atractiva que el hombre no puede contenerse estan excluidas de responsabilidad por lo que pueda suceder. Esta es una fantasía muy típica en las mujeres que aún no han tenido relaciones sexuales pues sirve de perfecta excusa para experimentarlo por fin, pero también es algo típico en el resto de las mujeres pues ¿a quien no le gustaría ser tan atractiva que los hombres estuviesen babeando por ella?


Trabajar como stripper o prostituta.
Esta es una fantasía popular entre las mujeres que en la vida real se encuentran coartadas de relaciones sexuales. En sus fantasías dan rienda suelta a su sexualidad con la excusa de que se les pague por ello. Además, en las fantasías que los hombres paguen por ellas quiere decir que son tan atractivas que gustosamente les darán todo su dinero por estar con ellas.


Sexo con un desconocido.
En la realidad este tipo de relación suele funcionar terriblemente mal, pero en sus fantasías merece la pena. Esto es sexo porque sí, porque les apetece, lo cual les provoca muchísimo placer. Pueden ser tan mala como quieran porque a la hora de la verdad, nunca le verán otra vez.

También es muy común fantasear con alguien a quien no le vean el rostro. Alguien que se acerca por detrás y les hace sentir cosas increíbles sin necesidad de tener contacto visual.